El Cacao Fino de Aroma

cacao-fino-de-aroma

A continuación citamos un resumen de varios artículos donde se puede tener una idea global de la historia y calidad del cacao Ecuatoriano.

«5000 Años de Historia»

Milenario fruto que nace al rededor de la zona equinoccial Ecuatoriana, con fósiles y especies vivas que registran más de 5.000 años de historia. Una de las más reconocidas en el mundo es la variedad Nacional Fino de Aroma, con la cuál elaboramos las barras de chocolates gourmet de mejor calidad en el mercado

«La fiebre del cacao ecuatoriano se produce a finales del siglo XIX y principios del XX. El país vive una bonanza económica jamás experimentada»

La obra pública en Ecuador se nutre de ingentes recursos provenientes del sector cacaotero. Se crea el Banco Agrícola y Ganadero con dineros de los exportadores de cacao, quienes para ese entonces pasaban largas temporadas en Francia disfrutando del producto de sus haciendas.

Importaron a la capital de la Provincia de Los Ríos, Vinces, varias de las costumbres europeas, desde la moda hasta la gastronomía y estas fueron rápidamente adaptadas por los lugareños. Las excentricidades se veían por todo lado, uno de estos hacendados trajo un hidroavión para viajar hasta Guayaquil en 45 minutos, y así estar presente en los embarques de su producto en este puerto. Otro caso, el Conde de Mendoza, quien por efecto de su fortuna compró su titulo nobiliario y desposó a una francesa.

El poder económico y político de “Los Gran Cacao” era incalculable al igual que las extensiones de sus propiedades, Pedro Aspiazu Coto, llegó a poseer mas de cien mil hectáreas de cultivos de cacao del millón de hectáreas de tierra de las que su único era propietario. Y al igual que en la época feudal, desposaban a las herederas de las familias vecinas para agrandar sus tierras como lo hicieran las familias Aspiazu y Seminario, que mediante un enlace matrimonial casi duplicaron sus feudos. Esta familia se conformó con la “crema y nata” de poder económico de aquel entonces. Familia que subsiste, ya no con tanto abolengo,  hasta el día de hoy.

Las haciendas cacaoteras se construían con las maderas mas nobles que se encontraban, los tapices franceses y gobelinos italianos adornaban el interior de cada una de ellas, mármoles italianos, vajillas inglesas de porcelana complementaban el pintoresco escenario. Los ríos Daule y Babahoyo empezaron a poblarse de vapores y  a Vinces se la empezó a conocer a nivel mundial como París Chiquito.

Pero como toda historia, esta también tiene un final, y viene dado por dos enfermedades “la escoba de bruja” y “la monilla” además acompañadas de la II Guerra Mundial, estos tres motivos influyeron enormemente en la producción de la “pepa de oro” en Ecuador.

Para aquel entonces Francia, Inglaterra y Holanda, empezaron a sembrar cacao en sus colonias en África, consecuentemente la producción de cacao en Ecuador bajó, la gente abandonó sus haciendas  y los “Gran Cacao” poco a poco dejaron de ser tales.

Pero no solo la gran cantidad de cacao que poseía el Ecuador fue lo que hizo que este producto agrícola sea reconocido a nivel mundial, lo que cautivó y cautiva todavía al mundo es su perfume y el sabor fino tremendamente aromático que tiene cada una de las almendras que se producen por estas tierras. Arriba, Balao, Bahía de Caráquez, Manabí y Esmeraldas eran las variedades mas apetecidas por el mercado internacional del chocolate y que hasta ahora se producen.

torre-eiffel-vinces

La producción se duplica hacia 1880 (15.000 TM), y de ahí se triplica por los ajaos 20 (40.000 TM). Durante la década de 1890, Ecuador es el mayor exportador mundial de cacao. Los primeros bancos del país se crean gracias a la base sólida que ofrece el cacao como motor económico nacional.

La década de 1920 es funesta. La aparición y expansión de las enfermedades Monilla y Escoba de la Bruja, reducen la producción al 30%. Sumado eso a la falta de medios de transporte y mercados internacionales como consecuencias de la Primera Guerra Mundial, el cacao y la economía ecuatoriana entran en un periodo de depresión e inestabilidad.

En la actualidad, la mayor parte del cacao ecuatoriano corresponde a una mezcla de Nacional y trinitario introducidos después de 1920 por considerarse más resistente a las enfermedades. Sin embargo, el sabor Arriba sigue permaneciendo ya que el Ecuador tiene las condiciones agro-climáticas para el desarrollo del cultivo.

Mas información en ElGurmetJournal.com

Gracias por el artículo a Chocolates Leyenda

Etiquetado

Deja un comentario